lunes, 17 de septiembre de 2012

ENCRUCIJADA: ESPAÑA-CATALUNYA. Y, ¿EL REY?

La pregunta de mayor circulación estos días en muchas bocas: ¿Y, ahora, qué?.Ahora: ESPERAR. El futuro lo veo incierto, muy incierto. ESPAÑA: Como dejara caer esa breva y que se vaya? Excepto un comentarista político (F. Onega) no he visto, leido,oido a ningún "intelectual" o persona normal española que haya reconocido los agravios con los que se ha y se está contínuamente agraviando, si no agrediendo, a Catalunya. Nadie, nadie, por esos lares ha dicho basta ya. Nadie ha dicho vamos a intentar recomponer lazos, en serio, vamos a intentar evitar la ruptura. O no quieren, no saben o no se atreven. La burla, el agravio a esta Comunidad todavía paga y mucho. No quiero decir que todos no nos quieren,pero muchos, muchisimos sienten, sino odio, una animadversion hacia Catalunya que en muchos casos no es que la más baja y rastrera expresión de envidia. El Gobierno casi calla (Saenz de Santamaria habla)pero el Partido (PP) y sus barones hablan y hablan como siempre, con burlas, con groserias y, ahora, atizando el miedo (¿?) de los catalanes a una situación sin España, a un boicot a sus productos como si no fuera la primera vez y que eso puede ser en ambas direcciones aunque no lo creo por parte catalana porque somos bastante más pragmáticos. Siguen igual: NO entienden nada.CATALUNYA: Cuantos quieren, realmente, romper definitivamente con España. Es seguro que el número va en aumento pero cuántos, exactamente, no se sabe. También tengo por seguro que cuanto más sigan agrediendo desde fuera más aumentarán y el miedo,que, ahora, azuzan, no va a servir para nada. Una pregunta importante sin embargo es lo que harán, apoyarán, o no, los empresarios catalanes. El temor a una pérdida de negocio es un factor importante a tener en cuenta. Otra pregunta es el grado de sufrimiento y aguante que tendrá la ciudadania catalana en general. Los tiempos que se avecinan, si se sigue en esa línea no serán fáciles. Tal vez no tanto por la realidad pero SÍ por la incertidumbre. Desgraciadamente, a una eventual pregunta, tal vez la más importante ¿NO SE PUEDE DIALOGAR HONESTAMENTE, CON LAS CARTAS, TODAS, ENCIMA DE LA MESA? LA ÚNICA CONTSTACIÓN, HOY, ES NEGATIVA. Faltan HOMBRES, AUTENTICOS, DE ESTADO. Y, me pregunto, el REY, no mueve ningún hilo? Podría, tal vez, ser una vez más una tabla. Y aunque no soy monárquico, opino que podría ser una tabla para, por lo menos intentar, un DIALOGO CONSTRUCTIVO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada