miércoles, 10 de octubre de 2012

EL YUGO, LAS FLECHAS Y LA IGNORANCIA

YUGO tiene varias acepciones.La digamos "original" es artilugio que sirve para unir irracionales. Otra es imponer por la fuerza.
FLECHA, tiene,como acepción original, arma arrojadiza para causar daño
IGNORANCIA es muy simple:desconocimiento
Al Ministro de Educación y Cultura del Estado se le debe suponer un mínimo de conocimientos, por lo menos del Departamento que,en el Gobierno,se le ha atribuido.Desgraciadamente,como tantos compañeros suyos de este Gobierno, aunque en su caso de una forma mucho más acusada, está demostrando día a día que no tiene ni idea. No conoce, en absoluto,la realidad de la escuela en Catalunya. Por ello va a iniciar la Cruzada de la "españolización" de los alumnos catalanes. Les va a enseñar la Historia del Imperio.
Y, eso, a la fuerza. Ni tan siquiera sabe que el YUGO sólo sirve, de verdad, para unir a irracionales y para una fuerza física, no mental. Recuerdo, en mi infancia las clases impuestas por el franquismo de "Formación del Espíritu Nacional" tan burdas que eran para nosotros un paréntesis en las materias serias y nos servían para reír. Recuerdo una frase que me ha quedado grabada de esa asignatura "El analfabeto español es el menos analfabeto del mundo"...y se quedaban tan tranquilos.
Las Flechas, otra expresión de fuerza, sólo sirven para herir.
Sí señor Ministro, así se hace. Supongo, por sus ínfulas muy aderezadas de franquismo, que ocultara en sus Libros de Historia la triste verdad de la Historia española, su falta de aprovechamiento de sus momentos gloriosos, su decadencia imparable. Ha dicho que lo hará para que los alumnos se sientan orgullosos de ser tan españoles como catalanes. Si no oculta Ud., como me temo, la verdad me parece que será muy difícil de conseguir
Igual se preguntan que tiene que ver, en este caso la unión del yugo, las flechas y la ignorancia en este señor. La ignorancia es evidente, el yugo y las flechas se le adivinan por su FE




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada